¿Ayuda desinteresada?

"Por eso, cuando des a los necesitados, no lo anuncies al son de trompeta, como lo hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que la gente les rinda homenaje" Mateo 6:2

Nuestro monero favorito Óscar o Joe nos comenta lo despreciable que resulta aquel que busca hacerse de fama al ayudar a los demás:



El asunto es que nuestro amigo se la pasa señalando que sus tiras y comics son para ayudar a los demás, o que sus historietas han ayudado a quien sabe cuantos a salir de las drogas o a sobrevivir abusos en su infancia, (recibiéndolos en el estudio, claro).

Es más, en una reciente subasta el padre del comic independiente en México participó pintando una caja señalando que:

"Su servidor contribuyó pintando una de las cajas que los amigos de Tam me proporcionaron, el tema era "Dejando Huellas", por eso escogimos el tema "Karmatrón", ya que dentro de su medio, este personaje ha dejado huella en muchos de mis lectores. Como símbolo, creímos adecuado que un personaje de cómic, estuviera al lado de excelentes artistas de varias disciplinas. La' Yume' Num T'ox Muk' Il In Tial: "Sí Padre, Concédeme lo que se ha dicho, repartir a todos mi energía sin esperar recompensa a cambio"."



Imaginen la conversación:

Óscar: Este... tenemos que pintar algo en la caja que represente algo que haya dejado huella...

Mayi: ¿Qué te parece si haces una Hermelinda o un Zor? Así haces un homenaje de Don OGG.

Óscar: Ya sé... pues un Karmatron, ¿quién sino el mayor símbolo de la historia del comic?.

Pero no para ahí, sabemos que Kaboom! ha participó con dos números de "Eloria", una historieta para ayudar al Dr Sonrisas a hacer conscientes a las personas de lo difícil que son las enfermedades terminales en los niños.



http://www.drsonrisas.org/?p=1360

Hasta ahí todo bien, sin embargo, de palabras de Óscar supimos que el proyecto se había cancelado cuando existió la negativa de la Asociación Civil a pagar el tercer número.



"¡Claro! una cosa es ayudar y otra es que te quieran ver la cara de tonto", pues sí, o ¿qué piensan estos niños con cáncer, que les van a trabajar de a gratis?.

Así es que amigos, si ustedes quieren ayudar a alguien háganlo en silencio, sin exigir recompensa o agradecimiento, no sean como los hipócritas que esperan que la gente les rinda homenaje por la ayuda prestada.

(In) congruencia

Nuestro amigo Óscar comenta sobre Festo: 




Las caricaturas de antaño

"... siempre vendrán tiempos mejores" Yuri

Les comparto una reflexión de nuestro monero favorito Óscar González Loyo:

"He estado pensando que muchos niños de hoy, por cuestiones de las televisoras que creen que todo debe ser innovación, no están viendo animaciones antiguas de todos los tiempos, fue como hasta los noventas que repetían una y otra vez materiales clásicos, y para acabarla de amolar, cambiaron por completo los canales como Boomerang que para eso se diseñó y Cartoon Network que cuando menos repetían esas animaciones clásicas a parte de las nuevas, y ahora quieren retacar a los niños de series de la vida real, de escuelas y todas esas cosas, que está bien, pero creo que deben mantener los canales de animación y de series clásicas. Sé que existen, pero ya no en la TV abierta. 

Aunque suene muy exagerado, creo que esos materiales vistos por lo menos algunas veces por las nuevas generaciones, son los que pueden dar claves para un crecimiento más espiritual para los nuevos chavos ya que la manera de hacerse era distinta y con más calidad en cuanto elaboración, aunque disfruto también muchas de las nuevas animaciones, no tienen el feeling de antes y creo que sí es obligación de los medios de comunicación de mantener ciertos contenidos a parte de todo lo novedoso que aparezca. Es parte de la preservación del arte y de los contenidos. Hoy en día ya muchos niños pequeños no saben quienes son ciertos personajes íconos a menos que sus padres se los muestren. Estamos perdiendo mucho aunque suene a contradicción por la innovación, lo nuevo y lo viejo deben mantenerse en equilibrio y juntos para que por muchos años se disfruten." 

Creo que esta vez voy a estar de acuerdo con nuestro amigo González Loyo, las caricaturas de antes deben repetirse porque permiten el crecimiento espiritual de las nuevas generaciones, sobre todo estas:






Los Transformables, ¿copia de la copia?

"Call them if you please bookmakers, not authors" Voltaire

Los transformers hicieron su debut en la televisión mexicana por IMEVISION el 17 de septiembre de 1984, la caricatura se convirtió rápidamente en una de las más vistas de la época.

Como ya hemos mencionado, todo contenido extranjero con éxito se convertía en blanco de lo que llamamos "copias a la mexicana", una de esas copias fueron "Los transformables", juguetes que salieron al mercado bajo la marca Ensueño en 1985.

La versión mexicana incluía una versión de la Valkyrie de Robotech.

Estos robots fueron presentados constantemente en el programa "En familia, con Chabelo", y la aceptación del producto llevó a que se produjeran varias "generaciones" de ellos.




Karmatron surge en febrero de 1986, veamos lo que nos dice Óscar González Loyo al respecto:

"Con respecto a los Transformables, originalmente no se transformaban, eran cuatro robots que ayudaban a Karmatrón en su lucha contra Asura. Fue en esos tiempos también cuando aparecieron los "Transformers" por canal 13, el editor de C.E.P.S.A --luego MEASA--, Victor Castañeda, quien en ese tiempo se interesó en mi idea, me condicionó en publicar la saga solamente si yo adaptaba a mis 4 robots haciéndolos transformables como los del programa de TV para aprovechar el éxito de la serie."

Es una casualidad que los robots de Zacek compartan colores con los primeros 4 del catálogo de Ensueño y salvo por Unicornio también sus características como vehículos.

Para cuando Karmatron sale a la venta los Transformables  ya tenían un año en el mercado, lo cual me lleva a pensar que la idea de incorporar en el título "y los transformables" tuvo más que ver con los juguetes de Ensueño que con el concepto original.

De cualquier manera en 1987 los verdaderos "transformers mexicanos" (los de Ensueño claro) desaparecieron del mercado cuando el furor que había ocasionado Optimus y su pandilla empezaba a mermar, decisión inteligente que algunos no compartieron y desde entonces siguen intentando continuar con su versión de robots que se transforman.